miércoles, 7 de septiembre de 2011

Madre y pertenencia

Al contarle a una amiga, hace ya casi un año, que estaba embarazada le exprese mi sensación de no sentir propiedad sobre el ser que estaba gestando y dije "no es mi hijo" mientras mantenía mis manos en mi vientre.

¿Somos madres sólo por haber concebido? Creo que no. Pienso que ser madre es más similar a una decisión, racional o interna. Es transitar todo un camino de cambios personales. He visto muchas señoras con hijos a quienes no les quedaba bien mi visión de lo que es una madre. Entonces, ¿hay diferentes tipos de madres? La respuesta es sí, deben existir tantas madres como relaciones madre-hijo hay en el mundo. Todas únicas.

Habrá buenas y malas madres, madres cariñosas y distantes, madres preocupadas y ocupadas, madres desapegadas y con apego. ¿Cuál de todas seré yo?

Ahora sigo creyendo que mi hijo no es mío, que es mejor que diga "soy su madre" y no marque posecion. Siempre, desde renacuajo en mi panza le explique lo importante de dejar libre a aquello que amamos.

Navegando, dí con el decálogo de la madre, según la psicogenealigía y me gusto mucho lo que expresa. Se los comparto

  1. He parido un hijo que no es mío. Lo entrego al mundo.
  2. Este hijo no ha venido a cumplir mi proyecto, ni los proyectos de mi árbol genealógico, sino el suyo propio.
  3. No lo bautizo con ningún nombre ya presente en el árbol, ni con nombres que le impriman un destino.
  4. Se lo doy todo, lo crío con afecto, sin dejar de ser yo misma, sin adicción al sacrificio, sino con responsabilidad y desde la libertad.
  5. Le ofrezco herramientas que ayuden a construir el edificio de su propia vida, pero acepto que tome libremente las que el juzgue adecuadas y rechace las inadecuadaspara él. Me doy cuenta que la mejor manera de enseñar a un hijo no es con mítines, ni con límites, sino con el ejemplo.
  6. Acepto que deje de llamarme “mamá” cuando él lo decida, para pasar a llamarme por mi propio nombre, porque así rompe lazos de dependencia y la relación entre ambos se equilibra.
  7. Le permito y facilito que tenga un espacio privado e íntimo en la casa que sienta como su propio territorio.
  8. En cuanto a la elección de sus amistades, de su carrera, de sus actividades de ocio, etc., le escucho, le doy mi parecer, pero no selecciono nada por él, ni le prohíbo ni lo obligo.
  9. Dejo que mi hijo cometa errores, que se caiga, que no sea perfecto. Comprendo que cada fracaso es un cambio de camino y con ellos se crece cada día; si lo protejo demasiado lo bonsaitizo, nunca será adulto.
  10. Jamás definiré a mi hijo (“es tranquilo”, “eres nervioso”, “es tímido”…), porque entiendo que los niños se forman su autoconcepto a partir de lo que sus padres dicen de él. Le transmito que dentro de él están todas las posibilidades del ser, lo es todo en potencia.
(el Decálogo está tomado de Plano Creativo, de Alejandro Jodorowsky, las imágenes son de Libellune)

1 comentario:

  1. seria interesante que toda madre que este por tener un hijo lo leyera

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...