Dar vida

En 11 de abril nació Sacháyoj y todo cambió.

También intuyo que nació el 1 de agosto anterior y que desde ahí, muy de a poco, germinó un gran cambio.


A diferencia de lo que creía, el cambio no fue como dar vuelta una página y que todo sea nuevo. Lo viví y lo vivo como haber descubierto una nueva ventana que dió luz a lugares que no había descubierto y, a la vez, bañó con nuevos tonos las viejas zonas conocidas.

Tal vez esta forma diferente de entender el cambio fue debido a que el deseo de ser mamá no fue elaborado en mi ser intelectual, surgió con el resultado positivo, fluyó en mí con la aceptación de la llegada de alguien nuevo. Afrontar cada etapa de a poco me llenó de sensaciones nuevas inimaginables e inesperadas. Lo bueno y lo malo se fue mostrando solo y también de mí surgieron de forma espontánea bailes y canciones y mimos a la panza, luego al cachorro. Valorando el disfrute y la relación sensorial e íntima antes que nada.


Desde entonces, de a poco, vamos aprendiendo de a tres y cada uno, juntos y de forma individual, desde el afecto, el contacto, los ideales, los amigos y la vida. Sacháyoj nos aporta diariamente nuevas experiencias, nos permite encarar todo con otra cara.

Sin plantearlo y de a poco fue surgiendo en nosotros la idea de buscar una crianza lo más natural posible y que a la vez fuese amigable con nuestro ambiente. Así, fui dando con muchas de las páginas y blogs de los que me inspiro y les ofrezco los enlaces. También de esta manera dí con médicos y autores de libros que nos hicieron descubrir una forma de criar que tiene más que ver con nosotros mismos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...