viernes, 13 de abril de 2012

Enseñando a jugar

Desde que el cachorro nació que de a poco le fueron regalando diferentes juguetes. Comenzaron por los muñecos, luego los sonajeros y así va surgiendo la variedad a medida que él crece.

Al principio yo y todos, se los ofrecíamos, se los mostrábamos, jugábamos por él. Luego comenzó la interacción cuando empezó a reirse, a fijar la vista en los objetos que se movían, cuando comenzó a manipular las cosas. Y aquí los juguetes fueron ganando su lugar. El cachorro los usaba. Inicialmente se los dábamos, o se los dejábamos cerca. Como se trataba de juguetes sencillos no había mayor problema, el cachorro lo tomaba con sus manos y ya salía el sonido (en el caso de los sonajeros, cascabeles y similares). Pero otros juguetes quedaban ahí, como que no se sabía para que servian. Muy probablemente estuvieran regalados a destiempo, pero en algunos casos este no era justamente el problema. El tema era que eran objetos con alguna complicación más, algo nuevo, y si nadie se tomaba el tiempo de sentarse con el cachorro y mostrarle su función, él los ignoraba.

A medida que crece, el desarrollo motriz, físico y sicológico va en aumento y los juguetes comienzan a ser cada vez un poquito mas complejos. Entonces, solamente ofrecerle el juguete nuevo no le genera mayor emoción que jugar con el envoltorio. Ahí fue cuando ví que podía enseñarle a jugar, dedicarle un tiempo para que él explore conmigo toda la potencialidad escondida en ese objeto colorido. Al principio jugaba yo sola, es cierto, pero de a poco se fue sumando hasta que jugó él solo. Ahora, ya no necesitamos demostrarle cómo funcionan o se usan las cosas, él explora... o sea, mira, toma, golpea, toca, aprieta, prueba, mete, saca, tapa, pone, apila y tantas otras cosas. Son pequeños ratos en los que se entretiene solo. A veces busca una mirada que lo acompañe, otras se basta con la pesencio y otras tantas puede estar solo sin problemas. ¿Aprendió a jugar? Ojalá que esté en ese camino.


6 comentarios:

  1. Que lindo cuando los ves tan concentrados, tanto que pueden estar "solitos" (mientras los miramos jeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es hermoso verlos concentrados en sus juegos, balbuceando, en su mundo... bajo nuestra mirada =D

      Eliminar
  2. A mi me encanta observar a mi hija sin que ella se de cuenta, a veces habla o canta, le dice cosas a sus muñecos o a sus juguetes...o cuando pinta o dibuja o amasa concentradisima...
    Creo que si, que hay juguetes que van a destiempo, que dicen para seis meses y a ellos aun no les interesa ni saben usarlos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, Gi. Hay juguetes que van a destiempo, cuando dicen "A partir de ..." en realidad muchas veces se refiere a la edad en la cual el juguete no representa un riesgo y no tanto está asociado a la edad para que lo empiecen a jugar, en fin. A veces hay que entregarselos de a poco y ver si quizas no seran mas adecuados cuando sean un poco mayores.

      Beso

      Eliminar
  3. Qué lindo leerte...Eso de que buscan una mirada que los acompañe es tal cual. A mí lo que me hace Zami, es que está jugando entretenida, yo la llamo para saludarla y se acuerda que tiene mamá, que existe el "UPA" y se viene gateando...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, si... a veces miro y quisiera ser una estatua para que siga en sus juegos. Si se acuerda que estoy quiere todo lo que puedo ofrecerle!
      Beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...