domingo, 25 de septiembre de 2011

Libertades y limites: "Yo elijo cómo, dónde y con quién parir"


Desde hace un tiempo que recibo comentarios sobre el proyecto de molificación de la ley de parteras. La información que me llega es muy triste... les comparto algunos datos

La ley vigente que reglamenta qué pueden hacer las parteras (licenciadas obstétricas es el titulo universitario) en la Prov de Buenos Aires y en el país es de la década del '30.
Esa ley dice que las parteras tienen como actividad 'colaborar' con el médico. También, determina que las parteras pueden tener casas de partos, consultorios propios, pueden ejercer su profesión de forma individual o en equipo con otros profesionales, en hospitales públicos y privados y pueden atender a la mujer en su domicilio (partos domiciliarios).

Debido a que la ley es 'vieja', desde el año 2007 se está trabajando en un proyecto de molificación de la ley (con sus idas y vueltas debido a pujas internas entre grupos de parteras y un cambio de diputados que finalizaron sus mandatos) que legitime a la partera como una profesión AUTÓNOMA, con derecho a medicar, y que puede hacerse cargo del recién nacido (la ley aclara "en ausencia de pediatra").
 
   Por el derecho de la mujer a elegir cómo, dónde y con quién parir.  

Impulsan esta campaña la Asociación Nacional de Parteras Independientes junto con diversas familias, en busca de la libertad de elección para el parto.

En el mes de agosto pasado, se realizó el III Congreso de Partería en la Cuidad de La Plata. Bajo este marco, se comunicó los detalles de la reforma y actualización de la ley que regula el ejercicio de la profesión Obstétrica en Argentina. La ley vigente, determina que las parteras pueden tener casas de partos, consultorios propios, pueden ejercer su profesión de forma individual o en equipo con otros profesionales, en hospitales públicos y privados y pueden atender a la mujer en su domicilio.

Lamentablemente, junto con modificaciones favorables, se ha introducido una que es altamente alarmante: eliminar la posibilidad de las casas de parto, marcando una tendencia que llevará a quitar también del proyecto de ley, la atención y asistencia por parte de las parteras de los partos planificados en domicilio.

De esta manera se quita la posibilidad de elegir una modalidad de parto con profesionales idóneos, con experiencia en este tipo de partos realizados en un marco de seguridad pertinente, que evalúan con claridad qué mujeres están en condiciones de optar por esta opción, profesionales de la salud que se encuentran equipadas con el equipo necesario para brindar un excelente atención y que cuentan con habilidades para resolver o anticiparse a complicaciones antes, durante o después del parto.

Los conocimientos que se tiene del parto domiciliario tanto desde las altas esferas públicas, como desde la sociedad en su conjunto y desde los diferentes ámbitos de la medicina misma son vagos y escasos. Países como Canadá y Holanda, ofrecen a sus mujeres embarazadas estas opciones de parto con excelentes resultados.

Las mujeres que toman la decisión de parir en casa con parteras, lo hacen con información y prudencia. Estas mujeres son atendidas y controladas, durante el embarazo, el parto y postparto por una partera calificada, responsable, preparada y en permanente capacitación. Parir en casa no es una moda, ni una elección irresponsable, ya que parir en casa es seguro siempre y cuando la mujer sea sana, el embarazo normal y se esté debidamente acompañada.

Elegir cómo, dónde y con quién parir, es parte del derecho sexual y reproductivo de la mujer, es elegir sobre su propio cuerpo, sobre los cuidados y atención que se adecuen a sus necesidades y creencias.

   "LA ELECCIÓN ES PERSONAL, EL DERECHO A ELEGIR ES DE TODAS"

Independientemente de cómo elijas parir, creo que tener la posibilidad de elección es un derecho que no nos deben quitar. Mi embarazo fue bueno, y si no hubiera tenido placenta previa, la idea era esperar en casa con una partera para luego ir al hospital... Seria ideal que en lugar de ir al hospital, fuéramos a "casas de parto" lugares especialmente pensados para la comodidad de la madre y el cachorro por llegar. No me parece bien que nos sigan tratando como enfermas cuando estamos trayendo vida. Muchas de nosotras hemos vivido en carne propia el maltrato del sistema hospitalario, al arrebatarnos al bebé apenas nacido sin antes dejarnos amamantarlo, exponernos desnudas e incomodas para su comodidad, pasarse con las dosis de anestesia, rompernos la bolsa de forma precipitada, inducirnos las contracciones con hormonas sintéticas sin darnos opción a otro método mas respetuoso, alejarnos de nuestros seres querido que no pueden entrar en la sala de partos, que nos traten mal por gritar, llorar, hacer pis, el corte precipitado del cordón umbilical, etc, etc. Por esto y tantas otras cosas, te pido que si llegaste hasta acá en la lectura, te tomes unos minutos más y firmes el petitorio en esta dirección:
por el derecho a elegir el parto

- Por favor, al firmar es importante que coloquen su D.N.I, pueden optar por hacer o no pública su firma. Agradecemos infinitamente el apoyo y la difusión. -

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...