viernes, 30 de diciembre de 2011

El cuerpo...

La relación con nuestro cuerpo tiene mucho de carga social.

Hoy mi amiga J subió unas fotos de hace seis años atrás, me veía flaquísima. Recordé qué cosas vivía en esa época, todo el camino que recorrí hasta llegar a donde estoy hoy. Mi cuerpo habla de lo vivido, y esa experiencia ganada es lo que la sociedad actual rechaza. Lo bueno es ser joven, nos dicen, nos venden, nos machan. La juventud es la onda. Los preadolescentes se visten como adolescentes. Los jóvenes se visten como adolescentes. Los no tan jóvenes también quieren ser adolescentes. Una arruga, una cana que se nota es lo menos. Todos las escondemos. Igual que los kilos de más (y no hablo de exceso de sobrepeso).

Reivindicar cada uno de estos aspectos como ganancias es algo difícil y no muy bien visto socialmente. Sin embargo, cada uno de estos detalles nos habla de la vida vivida, de la sabiduría que fuimos ganando. Estas cosas son las que pienso ahora cuando me miro al espejo. Si, me da un poco de tristeza no ver al que fue mi cuerpo joven. Pero valoro el camino recorrido, lo aprendido. No puedo luchar contra algo que es natural, el tiempo pasa. Ahora tengo a mi propio reloj visual que me habla del paso del tiempo. Lo veo al cachorro y no lo puedo creer. El año pasado yo tenía una panza. Brillaba por la vida que albergaba. Eramos dos, pero uno en uno. Hoy somos dos, el cachorro brilla por sí mismo, me da luz, yo tengo mi propio y nuevo brillo. Y mi cuerpo marca ese cambio.

Pensando en estas cosas, recordé uno de los cuentos de "mujeres que danzan con los lobos" de Clarissa Pinkola Estés. Les dejo algunos pasajes...

El cuerpo es como la tierra. (...)
El pecho desarrolla la función de sentir y alimentar (...)
Las caderas son anchas y con razón, pues llevan dentro una pátina de marfil para la nueva vida. Las caderas de una mujer son pórticos (...). Las piernas están destinadas a llevarnos y a veces a propulsarnos, son las poleas que nos ayudan a levantarnos y son el anillo que rodea al amante.
En los cuerpos no hay ningún "tiene que ser". Lo importante no es el tamaño, la forma o los años. Lo importante desde el punto de vista salvaje es si el cuerpo siente, si tiene una buena conexión con el placer, con el corazón, con el alma ,con lo salvaje (...).
(...) Vi lo que me habían enseñado a ignorar, el poder del cuerpo de una mujer cuando está animado por dentro.

6 comentarios:

  1. Me encanto la reflexion... Es mas o menos lo que te decia en mi comentario del post anterior. El texto que compartiste genial!
    Asi debemos ver los cambios...Como ganancias. Huellas del camino recorrido y de los aprendizajes logrados. ;)

    ResponderEliminar
  2. Si, un poco tiene que ver con tu comentario. Vengo pensando en estas cosas, en como amigarme con mi imagen... en breve salgo a la costa, es todo un tema mi imagen en malla, pero lo voy procesando. Creo que valorar lo aprendido es una buena forma de amigarse con las canas, las estrias, etc. Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho el post... es que estamos tan acorraladas de artículos y trucos para verse bien y joven que es muy difícil salir a la vida en natural. Y si lo hacemos hay que bancarse miradas y comentarios. Las marcas son parte y memoria de nuestra vida, nos hablan, nos recuerdan de donde venimos, por donde pasamos... Yo tengo un mechón de canas desde los 19 años, herencia de mi vieja, la verdad es que nunca me molestó, me gusta, es algo que me caracteriza, y tengo que escuchar re seguido "consejos" de tinturas... como si fuera cavernícola y no supiera que existe la tintura! Si no me tiño es porque no quiero, caramba!!!
    Otra: Siempre fui muy flaca y ahora con casi 16 mese de lactancia estoy desgrasada a full, y cada persona que me ve me dice: "qué flaca estás" casi con cara de asquito... Voy a empezar a contestar: "vos estás más gorda, no?" A ver si les gusta!!! Qué manía la de la gente de marcarte las cosas obvias y meterse en donde nadie los llama!!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Meli, me alegro que te haya gustado la reflexion del post. Bancarse las miradas y comentarios es dificil, sobre todo porque a veces soy yo misma quien se critica. La gente siempre opina sobre la vida ajena... ultimamente estoy pensando cuando antes yo tb me ponia en esa postura... por suerte no soy muy de seguir la moda y esas cuestiones y ni las canas ni las arrugas me molestan... pero la forma de mi cuerpo, los kilos, la papada... aun estoy en proceso, je. Por suerte no me lo estan marcando y solamente es mi cabeza!!
    Segui adelante con la teta! y no hagas caso de los comentarios, es de envidia porque estas flaca por disfrutar de la lactancia!!! :)
    besos

    ResponderEliminar
  5. Ce, ¡qué bueno haberte encontrado!
    Me ha encantado el post, comparto lo que dices sobre los ccambios y la edad ¡a veces nusotras somos nuestras peores criticas! Me he emocionado un montón con esta frase "Hoy somos dos, el cachorro brilla por sí mismo, me da luz, yo tengo mi propio y nuevo brillo."
    Abrazos seguidores

    ResponderEliminar
  6. Hola MaGiA
    somos nuestras peores criticas, totalmente
    besos para vos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...