viernes, 5 de agosto de 2011

2 ateos con cachorro en un ritual andino


Para los pueblos originarios andinos la Pachamama era una de sus deidades. Pero no una cualquiera, Pachamama era la CREADORA, así, con mayúsculas. En ella se mezcla lo sagrado con lo natural. Pacha representa ciclos y es mujer y es sabia. Todos somos hijos de Pachamama.

Yo no soy andina ni tengo ancestros andinos ni vivo en esa zona. Tampoco estoy muy convencida de creer en un ser que lo es todo y además puede mostrarse como humano. Acá me sobra mente y neurona y me falta creer en la magia. Desearía poder creerlo, incluso creo que muchas veces necesitaría creer en un dios así. Vaya a saber uno por que no me sale. Igualmente, Pachamama y lo que ella representa me son muy afines.

Siempre, desde chica, me sensibilizaba frente a cosas que los demás parecían no ver. Nadie me inculco nada, me salia del alma. Que los perros y gatos abandonados, que los que estaban encerrados y hacinados en las veterinarias esperando comprador, que los que estaban encerrados en el zoológico y se los veía siempre tristes, la suciedad de la playa... etc. Por algún motivo prefería situaciones de mayor equilibrio entre lo humano y el resto del planeta.
Ahora, ya grande, continuo viendo esas cosas y me sigo sintiendo igual. Quizás por eso encontrarme con una cultura de esta parte del mundo que le agradece y le retribuye a su diosa por la cosecha, me parece super.

Y ahí estuvimos, mi compañero y yo con nuestro cachorro en nuestro rinconcito verde y  circular de la casa agradeciéndole a Pachamama bajo la luna. Le dimos nuestras ofrendas, coca, vino, pan, frutas, algunas maderitas que humeaban y le agradecimos por lo maravillosa que es, por las cosas que nos da de comer, por dejarnos vivir en ella. La ofrenda fue hacia sus entrañas, en la misma tierra, para nutrirla, despertarla. Es un rito adaptado, uno que nos armamos para una diosa en al que quiero creer porque reconozco que es necesario que exista este agradecimiento, esta visión ética, ecológica, equilibrada o como quieran llamarla.

Además de todo, también debo reconocer que Pachamama me cae muy bien porque es mujer y poderosa. Y acá me meto en otro tema que hoy no quiero seguir. Por ahí leí y me pareció interesante, que la ofrenda también sea parte de mi, un poco de mi leche de madre para nutrir a quien nos da todo y tan poco le agradecemos.

Cusiyá, Pachamama, Cusiyá
(Ayúdanos, Pachamama, ayúdanos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...