martes, 18 de marzo de 2014

Asociación libre....

Recién estaba lavando los platos. Ese es uno de esos momentos en donde alguna zona del cerebro indica que hacer, casi mecánicamente. Mientras que otra parte del cerebro se relaja. Seguro que saben a qué me refiero, los pensamientos vuelan a mil cosas o cualquier cosa. Podemos repasar lo que hicimos en el día, lo que nos falta por hacer, lo que haremos al día siguiente. Pero también nos podemos poner en blanco y dejar fluir. Esta vez caí en esta situación, el ruido del agua, las sensaciones... algo me trajo una melodía antigua y la tarareé.

Esa melodía es de mi infancia, no cualquier melodía, es una canción de jardín de infantes. Una canción que estaba asociada a ciertos movimientos. Y que me debe haber gustado mucho, ya que recuerdo muy bien la melodía. Era dulce, suave, con cierta cadencia de vaivén. Pues, la letra poco y nada la recordaba.

Pero recién mientras la tarareaba y lavaba los platos me dije: "¡googleá la parte de la letra que recordás!" y lo hice, y la letra apareció y es bella.... Es de un programa de la década del 70, de Argentina. Hasta la encontré en un video donde la canta Elvira Romei en su programa "Magimundo" según leí.

Al leerla se puede suponer el baile que tiene asociado. Es simple y serena. Y es para compartir con los cachorros pequeñitos.

Por eso se las dejo aquí, quizás a alguno de ustedes también les suene como a mí. Yo ahora me voy a enseñársela con un baile un poco inventado a mi cachorro y mientras tanto, mi yo niña vuelve a danzar y jugar feliz.

YO DESCUBRÍ
Yo descubrí, yo descubrí
si me estiro para arriba, puedo crecer
y si me hago chiquitito puede desaparecer

Yo descubrí, yo descubrí
que también con una mano puedo volar
y otra mano en la cabeza me ayuda a soñar

Yo descubrí, yo descubrí
que no solo con la boca puedo decir
porque todo el cuerpo sirve para hablar y sonreír

Yo descubrí, yo descubrí
que yo solo por la vida puedo andar
que es mucho más hermoso compartir con los demás

Letra de Carlos Gianni

sábado, 1 de marzo de 2014

Motivos y cierres

En este mes deberé enfrentar una situación que viene arrastrándose desde hace unos años. Esta situación es mi fantasma personal. Surgió por defender a alguien que ocupó mi puesto de trabajo cuando yo lo dejé, al defenderla luego de lo ocurrido sentí que de alguna manera me defendía a mí misma. Esta defensa llega a su punto culmine a fin de mes.

Desde ese entonces, en todos estos años, debí sortear infinidad de situaciones y al principio, perdí el foco. Quedé concentrada en lo que había sucedido, en lo negativo del mundo, en la tristeza de lo sucedido. Mis pensamientos y actos, además de mi vida toda, se nublaron por varios meses. Me costó mucho salir y encontrar las cosas buenas y lindas, me costó volver a valorar aquello en lo que creía. Todos mis valores personales fueron repesados en la balanza interna y debí volver a pararme sobre nuevas sólidas bases.

Después de tantos años aún tengo cierta sensación de vaivén interna. Antes no tenía nada que perder, estaba sola en muchos aspectos. Pero en el transcurso de estos años las cosas han cambiado y además de mi volver a ver al mundo desde lo bello y lo valioso, desde lo luminoso, ahora tengo una luz propia y ajena. Ahora protejo a otro ser para que su propia luz brille y esa luz también me ilumina.

Pase lo que pase cuando todo este reencuentro con el pasado frío, duro y triste llegue, pese a todo, intentaré seguir protegiéndolo y sonriéndole para verlo feliz. Sin importar como terminen las cosas, intenté defender la verdad frente a todo lo doloroso de los acontecimientos. Porque algo que en lo que no pude dejar de creer nunca es que la verdad trae luz y nos hace libres, mientras que el silencio nos mantiene en la mentira y las penumbras, nos hace cómplices de las cosas mal hechas y descuidadas. La libertad es ser responsable.




Y si te cuento los motivos
que tengo hoy para vivir,
cómo te explico lo esencial
de tu existencia para mí.

Llevas la luz de mi bandera
y el don de la sinceridad,
confío más es vos
que en todo lo que pueda imaginar.

No me importa para dónde vas,
yo voy sin mirar atrás,
si te tengo por delante.
Cuando quieras caminar,
no me importa dónde vas,
quiero ser tu acompañante.

A veces pierdo los sentidos
pensando el tiempo de partir,
no quiero irme de este mundo
con mil cosas por decir.

Y sin pecar de loco ni atrevido
yo te elijo mi destino, y mi camino por seguir.
Si ya anduve solo demasiado,
quiero vivir a tu lado lo que quede por vivir.

Y no me importa para dónde vas,
si te tengo por delante.
Y cuando quieras caminar,
no me importa dónde vas,
quiero ser tu acompañante.
Y andar andando por andar,
por un camino sin final.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...