domingo, 29 de julio de 2012

Mucho o poco

El cachorro cumplió un año. Su papá y yo trabajamos. Cuando estoy en casa, intento "desenchufarme" del trabajo y dedicarme a estar con él. Muchas veces siento que es poco, que el tiempo que paso a su lado no es de calidad. Pero también muchas veces no sé qué hacer mas que maravillarme viéndolo.

Por el contrario, mi familia cree que paso demasiado tiempo junto a él. Mi amiga J dice que ya está bien y que puedo empezar a despegarme. Es mi decisión no hacerlo, me dice.

¿Qué es cierto? ¿Cuántas veces más va a ser pequeño? Si el tiempo pasa volando! ya no es un bebé, camina, balbucea palabras, se hace entender. ¿Por qué no es ahora el momento de dedicarme a él? Es cierto que estoy cansada, que me agota energéticamente esta disponible para él todo el día. Pero... ¿no es una inversión, acaso? Creo que a la larga este tiempo y este cansancio de ahora rendirá sus frutos ¿cómo? La verdad, no lo sé, sólo lo creo así.

No me agrada la solución de disponer de alguien más para que lo cuide, mientras yo trabajo. ESE es MI trabajo. Vivo con el dilema de satisfacer la exigencia socio economica o hacer valer lo que me sale y dedicarme unos pocos meses más, de lleno a mi cachorro.

En un excelente blog (revoluciondelamor.com) hace un tiempo leí una frase que se me quedó prendida "las relaciones con nuestros padres modelan nuestro cerebro". Porque nuestro cerebro, las células nerviosas que allí guardamos, son  plásticas y aprenden y se fijan o mueren. Las conecciones neuronales son caminos abiertos en el cerebro y apra que funcione bien, cuantos mas caminos haya, tanto mejor. Si esto es así, si el apego, el contacto, la disponibilidad de brazos, mirada, upa, leche, cuerpo, piel, amor, palabras es tan necesaria no creo que le esté dando ni poco ni mucho. Solamente estoy con mi cachorro lo que siento y sé que se merece. Lo que me / nos hace feliz / ces

Para cerrar, les dejo este video que es una entrevista a Sue Gerhard, a autora de un interesante libro "¿Por que importa el amor?" y una de las investigadoras mundiales mas reconocidas en el tema del desarrollo cerebral de los bebés y la relación con el afecto.


domingo, 22 de julio de 2012

Retomando...

Y se fue la primer parte del año. Cómo buen seguidora del ciclo, el otoño y el invierno me llamaron a retraerme. Estuve en mi, me autoindagué, hice malabares con mis clases a la noche, mis clases durante el día, los viajes por las evaluaciones de impacto, los eventos de sensibilización... en el medio, mi cachorro. Atravesándolo todo, mi cachorro. Con mi cachorro, los virus. Fueron meses complejos, a veces solitarios, angustiantes, felices, fuertes, revoltosos. ¡Cómo hice? Nunca lo sé.

Tengo muchas cosas atragantadas por escribir, tantas que se me chocan los dedos para escribir más rápido. Mi cabeza encierra todas las palabras que no escribí en estos últimos meses por falta de tiempo. En realidad, tiempo tuve, solamente decidí y me vi forzada (según el caso) en estar a disposición de mi cachorro.

Pero quiero retomar escribiendo sobre otra cosa. Cosas que me están dando vueltas cual fantasma y que me causan cierta angustia.

Mi cachorro crece sano, a teta y comida sana. Va unas pocas horas a un lindo jardín. Yo estoy fuera de casa por trabajo dos días y una mañana y también me toca trabajar en casa bastantes veces. El cachorro nunca se había enfermado hasta que entró al jardín. Y ahí -bueno, tampoco es por hecharle la culpa al lindo jardín, sólo repito lo que dicen todos- en el jardín se a traído a casa varios amigos virales que me mantuvieron junto a él varias ocasiones. Lo genial de mi trabajo estable, es que me da el tiempo para atenderlo y quedarme en casa sin preocupaciones. Sin embargo, estas interrupciones laborales (que algunas veces fueron largas) me llevaron a pensar que quizás este trabajo ya no era el indicado para mí. Dos días enteros dedicada mentalmente a otra cosa, dos días que en realidad debo planificar un día antes. O sea que son tres días en los que mi cabeza debe estar fuera del que ahora es mi centro. Las clases nocturnas son mas rutinarias, a lo sumo si no la modifico, doy la del año anterior, no me ocupan espacio mental.

Primer duda que me surgió ¿tengo muchos trabajos? Creo que sí...
¿Debería dejar alguno? quizás...
¿Cuál? el de mas horas!... pero es el que me da lo que necesito para vivir!
Entones....

y ahí me quedé. No pude avanzar. No es que no quiera trabajar mas. Lo que siento es que mi cabeza tiene una disponibilidad muy acotada para ocuparse de otras cosas que no sean el cachorro. Por lo cual, necesito trabajos en los que pueda estar en "piloto automático" y mi trabajo estable... yo no logro funcionar así ahí. Uf. Esta situación que cuento ahora, me generó muchisima angustia. Le di tantas vueltas, tantísimas y no llegué a ninguna decisión. Saqué cosas en claro, muchas. pero aún no logro dar vuela la página.

Lo raro es que este embrollo se fue expandiendo. De a poco, entre teta y termómetro, visita al médico, me fui dando cuenta de que había perdido no sólo el control de mis horarios laborales, sino también de mi casa, de la comida, de mi higiene, del orden. Y colapsé. De repente todo era un torbellino que no podía manejar, yo caía y caía. Entre visita al médico, esperar al kinesiólogo, intentar que coma, que duerma yo me desvanecía. Volver al trabajo y dejar todo patas arriba me estresaba más. En estos meses no logré llegar en horario a casi ningún lado. Entonces entendí que la insatisfacción que tenía con mi trabajo era debido a que eso, sólo eso era lo único que estaba haciendo la "yo cecilia sin cachorro". Y que este trabajo que tengo no la satisface al 100%, porque no tiene mas tiempo de hacer todo lo demás que hacía antes. Por eso la "yo cecilia sin cachorro" necesita cambiar de trabajo. Porque necesita volver al hogar, a conectarse con ella y relajarse, de a poco. Distenderse, volver a expresarse. Al final de cuentas, la "yo cecilia sin cachorro" estaba reapareciendo con lentitud, queriendo hacerse lugar junto a la "cecilia del cachorro".

En definitiva, esta crisis que atravieso o atravesé es la crisis por volver al trabajo de toda puerpérea. Sólo que a mí, me tocó sobre el final. Entonces, ahora sé que ya me convertí definitivamente en "la mamá del cachorro".

lunes, 2 de julio de 2012

El peligro de perder el poder de decidir

A nosotros no nos tocó en suerte, nuestra placenta estaba mal posicionada y era riesgoso para los dos intentar un parto natural. Por tener una cesárea programada mi cachorro nació sin intimidad, no nos sentimos bientratados, al contrario, comenzaron la cirugia sin que mi compañero ingresara. Las enfermeras, la obstétrica, el anestecista, las puericultoras de la institucion donde nos internamos no ayudaron a que me sintiera bien, tranquila, relajada, en intimidad... fue una experiencia agridulce. Gané algo, tengo una fortaleza para defender algo que me robaron y que si alguna vez vuelve a pasarme que guardo en mi cuerpo a otro ser, voy a defender la magia de su nacimiento y el apego que necesitamos y que la primera vez no tuve.
Por eso, les pido que se informen, que lean, que participen, que firmen, que charlen... ¡EL PARTO ES NUESTRO!





El PARTO PLANIFICADO EN DOMICILIO ASISTIDO POR PARTERAS sigue estando en PELIGRO por ello es necesario difundir y colaborar, comprometerse y apoyar la lucha para que no nos quiten el derecho de elegir esta asistencia a mujeres y familias!!!

CAMPAÑA “SOBRES DE COLORES” para nuestros DIPUTADOS, por el DERECHO A ELEGIR “CÓMO, DÓNDE Y CON QUIEN PARIR”.

Les comunicamos que el día JUEVES 5 DE JULIO habrá una movilización convocada por la Asociación Argentina de Parteras Independientes en Riobamba y Rivadavia, a partir de las 9hs. Allí se entregarán “sobres de colores” destinados a los Diputados de la Comisión de Legislación General. Porque no nos dan lugar para expresarnos y porque no tenemos otra manera de llegar a los legisladores que están tratando un proyecto de ley que modifica nuestras incumbencias; para reclamar por la conservación del derecho de las parteras de atender legalmente partos en domicilio.

FAMILIAS y PARTERAS nos daremos cita en la oficina administrativa de la Comisión de Legislación General con el lema: “SEA DONDE SEA, QUE HAYA UNA PARTERA” para reclamar por sus derechos sexuales y reproductivos respecto del parto- elegir donde parir (hospitales, casas de parto y parto en domicilio) y ser asistidas por médicos o por parteras.

En Argentina, el parto en casa muestra una tendencia en aumento. En los últimos años se incrementó en un 40 %. Aunque solo represente el 1% del total de nacimientos del país, en los últimos 30 años se estima que más de 10.000 niños han nacido fuera del hospital POR ELECCION DE LOS PADRES. Sin embargo aún sigue siendo una práctica muy controvertida y nuestros representantes votan sobre la base de prejuicios sociales y culturales, muchas veces sin información o con información sesgada. Sabemos que representamos a la minoría, pero como tal tenemos derechos que DEBEMOS HACER VALER.

POR EL DERECHO DE LAS MUJERES A ELEGIR QUIEN LAS ASISTE Y POR EL DERECHO DE LAS PARTERAS A EJERCER EN TODOS LOS ÁMBITOS, los invitamos a que cubran la movilización del día de la fecha.

Cordialmente,

COMISION DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE PARTERAS INDEPENDIENTES,
trabajando con la RELACAHUPAN, familias y grupos de FB afines
CONTACTOS:(011) 4795-9214 (hasta las 13 hs)
celular (011) 15 5 489-1649 // (011) 15 5 494- 7442 // (011) 15 3 322-3147 // (011) 15 3 645-7070 // parterasindependientes@gmail.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...