viernes, 22 de febrero de 2013

jueves, 21 de febrero de 2013

Fracasos

Tuve que revisar mi currículo u hoja de vida por un tema laboral. Me pedían que completara mis datos académicos. Reconozco nunca haber sido buena científica y pensar en las publicaciones. Pero me queda un sinsabor al reveer fechas y ver y recordar el ímpetu, las ganas, la intención de ser que tenía años pasados. Años en los que tomé decisiones, que luego me fueron llevando por caminos en los que al recorrerlos aprendí mucho, pero que dolieron y dejaron una profunda huella. Hubo una decisión en particular que significó un punto de quiebre y desde la cual, y esto lo veo en mi currículo, aun no he podido volver a levantarme.

De alguna manera, el currículo resume nuestros años desde lo académico y lo laboral. No dice si fuimos felices, si aprendimos, si amamos o viajamos. No habla de nuestros anhelos, sueños ni de nuestros miedos. Es concreto sobre nuestro perfil laboral, en mi caso, altamente relacionado a cuanto estudié, dónde, qué y con quienes investigué, cuantos artículos escribí. Es algo parcial. Me entristece rellenar y revisarlo ya que dice una verdad a medias.

Hace unos años, cuando estaba por recibirme ya habiendo terminado de cursar, me ofrecieron un laburo.A oídos de todos era un trabajo genial y no tenia porque dudar en aceptarlo. Sin embargo, algo en mime gritaba que no lo debía hacer. La presión económica para mantenerme y vivir sola, sumado al consejo de todos a quienes consulte, hicieron que desoyera mi sensación interior y dije que sí. Duré un año y medio. Fue intenso. Me sumergí en otro mundo y abandoné casi por completo el mundo del que provenía. Tenía libres solamente los lunes, casi no podía ver a nadie. Llegaba tan cansada que por las noches no servía para nada. Me comía la cabeza. Las condiciones de trabajo nunca fueron lo que me prometieron. Me avergonzaba trabajar en un lugar como ese, por lo que me empeñé en mejorarlo y de a poco, fui haciéndome cargo de cada vez mas cosas. Siempre por la misma plata. De a poco, mi salud comenzó a evidenciar que yo no estaba bien, flaca, cansada, canosa, siempre de ceño fruncido, con bajones de presión severos, mal humorada, malhablada. Cambié.

De ese mundo rescato cosas buenas, el amor de muchos cachorros, la vida de muchos otros, contactos que de otra manera hubieran sido imposibles. Me puse metas personales que logre cumplir, vi que tenia mucho potencial y que si me daban las posibilidades podía hacer muchas más cosas de las que hubiera soñado. Pese a todo esto, no estaba en condiciones de enfrentarlo todo. Estaba siempre sola.

Llegó un momento en el que no solo mi salud empezó a estar "rara" sino que me vi expuesta físicamente. Fue un click, desde ahí comencé a pensar como escapar de esa situación. Escapar, si, así lo sentía. Salir de un lugar en el cual uno esta atorado, atrapado por utopías y sueños incumplidos, por todos los "podría" que nunca llegan. Entender que nunca iban a llegar, que ese no era el lugar, que estaba perdiendo mucho por algo que no era mio, que todas las vidas que dependían de mi me estaban tragando y que hasta por tomarme los francos que me correspondían, ya se ponían en riesgo. Me tomo un tiempo. Un año y medio.

Quedé alejada de todo,amigos, familia, entorno académico, educación ambiental. Renuncié con mucho esfuerzo. Supuse que era el cambio que necesitaba y que volvería a mi vida. Que dejaba atrás una etapa con muchos claroscuros. Y casi no tuve tiempo de reponerme. A los pocos meses, quien me reemplazo sufrió un ataque y terminó muriendo. Me jugué y la defendí como si fuera yo misma. Me expuse, me indigné, me peleé con gente, me entristecí, tuve miedo, viví atemorizada con cartas documento, fantasmas, llamadas, secuestros virtuales, abogados... hasta que me presente a declarar. Fin de todo.

Mi vida no volvió a ser la misma. Fue un fracaso enorme que representa un bache en mi currículo, un bache del que por momentos creo que no logro emerger. Tuvo que pasar mucho tiempo para rearmarme, para volver a valorarme, creer en cosas posibles, creer. Cada vez que veo mi currículo pienso en esto. ¿que hubiera sido de mi vida de haber rechazado esa propuesta? no lo sé, las posibilidades son infinitas. Mi vida es esto e incluye ese aspecto que todavía hoy me hace llorar.

Lo que aún me duele, es que hay cierto miedo que se me quedó pegado al alma.


¿Puedo llamar a esto fracaso?

No se me ocurre otra manera de nombrarlo.


lunes, 18 de febrero de 2013

Ustedes que pasan

¿quienes son?

Por las estadísticas que me muestra el blog, hay muchos lectores. O sea, vos que estás ahí del otro lado leyéndome y conociéndome marcás un numerito en mi contador. Un numerito que también me muestra de qué parte del mundo sos, porque así de buchón es el sistema. Pero, por acá no me dejan muchos comentarios y yo no sé quienes pasan. Por eso se me ocurrió preguntarlte ¿quién sos?, ¿desde dónde me leés?

Me gustaría que vos que ahora me estás leyendo me cuentes algo, si me conocés, por ejemplo. O si te gustó lo que leíste, te sirvió... algo. Así esos numeritos se transforman en algo mas y se quienes me leen desde México, por ejemplo, o España, Perú, Colombia, Chile, Alemania, los Países Bajos o la ex Unión Soviética!! A algunos me los imagino, a otros no y desde hace un tiempo me pica la curiosidad...

¿me dejan un hola?

domingo, 17 de febrero de 2013

Estereotipos

Hay una serie de internet que es muy graciosa"según Roxi" (segunroxi.tv) si no la vieron se las recomiendo. Sus personajes son mamás y en sus capítulos se satiriza sobre la dinámica de la maternidad, el trabajo, el jardín y demás cosas. Sus personajes tienen un buen resumen de características que perfilan los "tipos" de mamá pueden haber. En la página hay unas lindas caricaturas sobre cada uno de estos tipos. La primera vez que los vi, me reconocí en diferentes. No me asociaba directamente a ninguno. Sin embargo, el pasado diciembre, luego de que el año entero me pasara por encima, sobrepasada y atrasada (ver la entrada Llego tarde, por ejemplo), sin tiempo para nada recordé estas caricaturas y mi sorpresa fue enorme cuando me reconocí en un único personaje. Es más, hasta le encontré un faltante. Acá les dejo la caricatura en la que me reconocí yo:
"es terrible, aunque reniegue... cada vez soy mas este estereotipo" dije a mediados de diciembre
Fuente: Segun Roxi TV


Me falta alinear los chakras y las crocs. Lo demás estaba todo, hasta le agregaría las piernas sin depilar! jajajaja. Por suerte el verano y las vacaciones me han ayudado a volver a tener tiempo y poder hacer cosas tan sencillas como peinarme o depilarme. Creo que es una buena forma de liberar tensiones, reírse así de uno mismo. ¿Tiene algo de malo? no se lo veo

Y ustedes, ¿a qué estereotipos responden? Veamos los demás que las chicas de "Según Roxi" proponen:
http://www.segunroxi.tv/figus/
  (pincha sobre el enlace y se abre una nueva ventana para que los veas)
Pueden elegir entre
  • Progre
  • Hot
  • Psicóloga
  • Recreativa
  • Desbordada
  • Compulsiva
  • Alternativa
  • Abusiva
  • Miedosa


¿Quien se reconoce en alguno?



martes, 12 de febrero de 2013

No, no me gusta....

¿No les sucede que hay cosas que no les gustan? A mí sí. Ahora, ¿no hacen, nunca hacen cosas que no les gustan? Yo sí.

 

Muchos dirían que hacer solamente aquello que nos gusta es un lujo. Yo creo que es fantástico trabajar de algo que nos guste y es una maravilla poder vivir de eso. Pero no estoy pensando en el trabajo, hay cosas cotidianas que no tienen porque ser lindas o feas, hay cosas cotidianas que dan trabajo y que son necesarias. Limpiar es una de esas cosas, mantener el orden es otra. A mi no me gusta limpiar. Sin embargo, me encanta tener la casa limpia y ordenada. Entonces, limpio y ordeno. O mantengo la limpieza y el orden, según la época que sea. 

Cuando uno vive solo es fácil. No hay un otro para opinar o criticar sobre los modos de ordenar o no mantener ordenado, sobre si está limpio o sucio. Pero la convivencia trae sus cosas y luego de pasado el tiempo de "todas son rosas" uno comienza a ver que cada persona tiene sus propios criterios (o no los tiene) sobre estos aspectos y también, sus niveles de lo que considera limpio y sucio. Y puede no haber coincidencia.

La verdad es que no conozco a nadie al cual le moleste vivir en un lugar limpio. Conozco una variedad de tantísimas personas, cada una con su propio criterio de lo que es "sucio". Entonces, el panorama de la convivencia se complica.

Digamos que al principio, en la primer etapa de pareja formada y conviviente, hay tratos sobre quienes, como y cuando se realizan los quehaceres domésticos. Como no soy ni machista ni feminista, creo que todos los humanos capaces de ensuciar que habitan bajo un mismo techo y disfrutan de un ambiente limpio tienen la obligación de aportar en la higiene de ese ambiente limpio. Al principio las reglas son claras y las tareas compartidas... Bueno, a veces existen altibajos y reajustes. 

El problema surgió al llegar la paternidad, ya que por algún extraño motivo estos acuerdos caducaron. Y todo, todo se vuelve caótico. Se vacían las alacenas, la casa da asco, nadie hace las camas, se acumulan los platos... bueno, quizás exagere un poco. Lo importante cuando llega el cachorro, es justamente, el cachorro y es genial. Y el resto no importa hasta que se convierte en un todo caótico.

Con el tiempo el retoño crece, comienza a llevarse cosas a la boca, a gatear... entonces, dejar todo en cualquier lado es un problema. También es un lío que todo este sucio. La alimentación de una madre que amamanta debe ser nutritiva y variada, no ir a hacer las compras, no saber qué comprar  y comer seguido comida comprada no lo es. Todo esto se potencia cuando la mamá vuelve al trabajo. Entones, llegando al año del cachorro los pactos iniciales tendieron a resurgir. Sin embargo, por alguna extraña causa (o más de una) no hay forma de que las dos partes cumplan lo pactado. Entonces, acá estamos en el punto del desequilibrio. Ambos papás tenemos un desquicio absoluto de tareas y obligaciones laborales. Ambos quedamos atrasados y tenemos una gran lista de cosas pendientes. Quizás por aun ser una puerpérea maternante, me es más fácil mandar todo al carajo y, pensando en la higiene del hogar, porque el cachorro usa TODO el hogar, dedico mi escaso tiempo a higienizar, ordenar, hacer compras. Lo genial, es que muchas cosas las hago con una sonrisa, mientras mezclo las tareas domésticas con algún juego y así incluyo al cachorro. Hago lo mínimo, pero la casa es grande y tenemos muchas mascotas.Y si, claro, hago cosas que no me gustan si las pienso. Pero alguien tiene que hacerlas y me desordena el desorden, entonces cedo y guardo los platos limpios, doblo y ordeno ropa infinidad de veces, doblo y guardo los pañales ecologicos, tiendo camas. Son tareas sencillas pero tediosas, porque duran poco. Son infinidad de mini detalles que tiene mi cabeza, que ocupan mi mente y que en el cotidiano como que no se ven. ¿Alguien ve si se acaba el papel higiénico que haya más para poner, por ejemplo? Listas mentales, ya les había comentado que armo listas mentales.... ufff

Esta invisibilidad mantuvo por momentos la casa a flote, pero luego comenzó mi fastidio. Claro, mi contraparte hacía la plancha (Nota: aclaro que no es que no hacía nada. Cosas sí hacía, pero otras). Y comenzó la tensión. A fin de evitar disgustos, luego de varios encontronazos, no se cómo llegamos a que no le agrada doblar la ropa, guardar los platos. ¿Ustedes hacen cosas que no les gustan pero que son necesarias? Yo sí. Ese es mi problema. Por eso dejé de hacerlas y ya nadie mas guardó nada, y los pañales estuvieron amontonados por ahí, el polvo se acumuló en los rincones, crecieron las telarañas, se acabaron las listas mentales... Me sentí mentalmente aliviada pero rodeada de caos, con lo cual mi semblante no era de felicidad. Estaba triste. Y sucedió otra charla. Es necesario hacer cosas que no nos gustan porque necesitamos un lugar que sea confortable para vivir. Llanto de mi parte para desahogarme. Silencio de la contraparte. Y generar nuevos pactos, que en esta familia de tres que estamos formando, busquen mantener el equilibrio que supimos tener. La aventura de estos días.

lunes, 11 de febrero de 2013

Silencio: Mujer Pariendo (genial entrevista de Luciana Peker a Michel Odent)

Como tantas otras veces, la periodista Luciana Peker del suplemento de Pagina 12 "LAS12" nos brinda una excelente nota publicada el 13 de enero del 2012. En esta ocasión, entrevistó a Michel Odent que estuvo en la Argentina en diciembre del 2011.


Para recordarla y tenerla cerca, se las paso....
M Odent. Imagen: Constanza Niscovolos. Fuente: Pàgin 12

El revolucionario obstetra francés Michel Odent visitó la Argentina y explicó por qué nuestra época está atravesada por la invasión del plástico en la medicina y, sobre todo, en los nacimientos. Dice que estamos en el fondo del abismo, pero sus críticas son tan agudas con los partos institucionalizados como con los hogareños. Sin embargo, sus recomendaciones para recuperar la fuerza de parir de las mujeres son sencillas: silencio, soledad y protección.

 Silencio y soledad. Tan sencillo como eso y tan complejo como parir. Estas son las propuestas de Michel Odent, el obstetra francés que se hizo famoso por su revolucionaria casa de partos en donde una mujer podía dar a luz en una habitación similar a su casa, en una sala hospitalaria o en una bañadera según eligiera y se sintiera cómoda. Ahora fundó un Centro de Investigación en Salud Primal en Londres. Sus conclusiones son muy críticas sobre el proceso de nacimiento, pero es tan polémico con la hospitalización del parto como con los partos en las casas, con las teorías del parto respetado como con los partos medicalizados.

Fuera de los márgenes, Odent hace un análisis agudo que plantea la posibilidad de re-pensar el nacimiento en la actualidad y polemiza con casi todas las teorías y practicas existentes. El médico francés es un personaje singular y con varias obras publicadas en la Argentina. Por ejemplo, El bebé es un mamífero (Editorial Madre Selva) y El nacimiento en la era del plástico (Creavida), y muchas seguidoras lo escucharon durante su visita a Buenos Aires, fue invitado por la revista Madrehayunasola!, de Mujer Integra, durante finales de diciembre. ¿Su propuesta? Un nuevo paradigma del parto en donde la mujer no esté guiada, acompañada ni observada, sino que vuelve a parir sola, pero protegida.

¿Por qué en su último libro asocia los nacimientos modernos con el plástico?

–Después de la mitad del siglo XX, todas las actividades humanas han evolucionado bajo la influencia del plástico. En mi primer día de estudiante, en 1949, me encontré en una sala con muchos enfermos y no había ni uno que tuviera un suero. Hoy en un hospital todas las personas internadas están conectadas a tubos de plástico. Y existen ramas que nacieron a partir del plástico. Ahora hay servicios de neonatología y vemos a bebitos que están en incubadoras de plástico con catetes de plástico en todos los orificios naturales y en las venas. El nacimiento actual es el nacimiento en la era del plástico. Es una situación dramática: estamos en el fondo de un abismo.

¿Qué efectos genera esta situación que usted describe como abismo?

–Los científicos han descubierto que todas las hormonas que las mujeres liberan durante el parto tienen tanto efectos mecánicos como sobre el comportamiento. Hablamos de la oxitocina, pero también de las endorfinas, prolactina, etcétera. Toda esta mezcla es un cóctel de hormonas de amor. Hoy estamos en la era de la oxitocina sintética –que se da con goteo– y de la cesárea. Por eso, a escala mundial, el número de mujeres que dan a luz al niño y a la placenta únicamente gracias a las hormonas del amor se está acercando a cero. Es como si pensáramos que las hormonas del amor son inútiles en el nacimiento. Es una situación completamente nueva. Por eso, los nacimientos son cada vez más difíciles. Las dificultades para dar a luz no se pueden explicar diciendo solamente que el ambiente en el hospital es inapropiado; estas mayores dificultades son todavía más significativas en los nacimientos en el hogar. Un estudio británico de fines de 2011 relata que, en las madres primerizas que querían parir en su casa, más del 35 por ciento, finalmente, fueron transferidas a una maternidad.

¿Por qué hay más dificultades en los nacimientos hogareños?

–Hay varias razones. En principio existe una incomprensión cultural de la fisiología del nacimiento y de las necesidades de base de la parturienta. Es una incomprensión cultural muy antigua, pero que ha sido re-impulsada últimamente bajo el efecto de teorías que son la base de las escuelas de los llamados partos naturales que, por ejemplo, les dicen a las mujeres que tienen que respirar de determinada manera...

¿Cuáles son sus objeciones al llamado parto respetado?

–No estoy en contra ni a favor de nada. Yo observo.

¿Pero qué observa que no está funcionando bien?

–Los nacimientos no están funcionando bien porque se le da más fuerza a un condicionamiento cultural –que tiene miles de años– y que nos dice que la mujer no puede parir sola y que siempre necesita de alguien que la guíe, que la controle, que la observe. Este condicionamiento de no poder parir sola ha sido, últimamente, reforzado, por estas teorías del llamado parto natural y, más recientemente, por el poder de videos que siempre muestran a una mujer que está pariendo rodeada de tres o cuatro personas.

Muchas veces las mujeres sienten que necesitan ayuda...

–Es posible que la capacidad de dar a luz se esté deteriorando luego de tres o cuatro generaciones de partos controlados y medicalizados. Al no usarse las hormonas naturales no necesitamos más la oxitocina para dar a luz. Es posible que el sistema de la oxitocina se esté debilitando. Esta es otra explicación sobre por qué los partos son tan difíciles. Pero también el amamantamiento es cada vez más difícil. No se puede amamantar si no hay oxitocina porque es la hormona que inyecta la leche. Hay cada vez más disfunciones sexuales. No hay acoplamiento si no hay oxitocina. Los terapeutas sexuales no dan más de trabajo y en el aspecto comercial el viagra es el remedio que más se vende. Es por eso que pienso que estamos en el fondo de un abismo.

¿Cómo hacer para salir de este abismo?

–Quiero introducir una nota de optimismo...
Menos mal, es muy angustiante su análisis....
–Hay razones para ser optimista, y son los progresos de la fisiología moderna (que estudia las funciones del cuerpo) que nos ofrece una comprensión del proceso de parto totalmente diferente a quienes dicen que para dar a luz una mujer necesita que la ayuden, la guíen, la controlen, la apoyen. Eso es exactamente lo opuesto a lo que sabemos hoy. El nuevo paradigma se basa en que el parto es un proceso involuntario en el que se activa la parte arcaica e instintiva de una mujer. No podemos ayudar a un proceso involuntario. Sin embargo, hay situaciones que lo pueden inhibir y lo pueden hacer difícil. Por ejemplo, en un ambiente de mucha adrenalina las mujeres no pueden segregar oxitocina, tampoco si se estimula el intelecto.

¿Qué estimula en un parto el intelecto de una mujer?

–Que le hagan preguntas, que la hagan pensar, que la observen.

¿Qué debería hacerse?

–La parturienta debe estar protegida contra estas situaciones. Hasta hace poco había palabras clave: ayudar, controlar, guiar. Pero la palabra principal es protección. Proteger ese proceso involuntario no es controlarlo.

Es muy difícil comprender que se iguale un parto apurado y autoritario en un hospital que un parto en el que se respeten los tiempos y los deseos de la mujer...

–Es un nuevo paradigma y una nueva manera de ver las cosas que es totalmente opuesta a lo que se hace actualmente. El paradigma dominante es el cuerpo médico y el parto natural.

En su obra propone partos acuáticos o en donde no participen los varones, haya oscuridad y silencio. ¿Esta es su propuesta?

–Hay que comprender las necesidades de base de una parturienta. La mujer necesita silencio cuando está de parto. Pero es difícil aceptar que el silencio es importante cuando hemos pasado miles de años socializando el nacimiento. También habría que evitar la luz. Es importante que la mujer no se sienta observada, ni juzgada, pero se sienta segura. ¿Qué tipo de personas nos va a hacer sentir seguras sin ser observadas? El prototipo de persona que juega ese rol es el prototipo de mamá que protege y, en un mundo ideal, es con una madre que nos sentimos seguras sin sentirnos juzgadas ni observadas. Ese rol lo pueden cumplir las parteras. Son cambios que no se dan de un día al otro. Se va a necesitar mucho tiempo. Mientras esperamos no va a haber muchas mujeres que puedan parir por sí mismas. La mayoría no podrá alcanzar ese equilibrio hormonal para dar a luz al niño y se va a encontrar con dolores muy fuertes, una dilatación que avanza muy lentamente o no progresa. Hay que aprender a tratar estas situaciones patológicas sin usar la farmacología y desarrollar otros métodos. Eso nos llevó a proponer la inmersión en el agua a temperatura del cuerpo como una manera de reemplazar los remedios en nacimientos difíciles. La piscina puede beneficiar cuando en la primera fase del parto la mujer sufre de dolores lumbares muy intensos y la dilatación no avanza. En ese caso el dolor hace difícil la dilatación porque la adrenalina inhibe la oxitocina. Este es el tipo de situación que muchas veces, hoy en día, tenemos que tratar. Siempre es mejor esto que los remedios. Pero no es de un día para el otro que vamos a ayudar a que las mujeres puedan parir sin luz y en silencio, aunque parezcan cosas tan sencillas. ¤

Enlace a la nota original en LAS 12

 

sábado, 9 de febrero de 2013

Viernes (bah, sabado) dando la nota: Canción de cuna

Viernes dando la nota es un carnaval de blogs en el que todos los blogs participantes dejamos una canción y entre todos hacemos del viernes un día lleno de música.
Si quieres participar, sólo tienes que subir a tu blog una entrada con una canción que te guste, que signifique algo especial para ti, que no puedas quitarte de la cabeza... y enlazarlo al Viernes dando la nota.
Recuerda viejas canciones, rememora momentos, conoce nuevos artistas... y sobre todo ¡ Baila, canta y diviértete !
Si quieres saber más, las reglas y participar puedes verlo todo aquí.
1. Mamirami  12. Sra Díaz  23. La Alcobadeblanca  
2. Hogar-mujer  13. El horno de mami  24. Criar a un Bebé Difícil  
3. lamamádemirubio  14. Mama...¿Tienes un blog?  25. Lianxio- Carnaval de Cadiz  
4. Descubriendo la magia de la Maternidad  15. Mami también existe  26. madre estresada  
5. NicePonis  16. De Color Azul Lila  27. marisa  
6. Cuidando la luz de tus ojos  17. Babbupi's Mumm  28. °•. °•.soy la mama de nico°•. °•.  
7. Cuando los sueños despiertan  18. MamáLowCost  29. Mamamedusi  
8. Diario de Algo Especial  19. monica Lady pink  30. Me Pongo en tus Patucos  
9. My Points Of View  20. Llamemosla Hache  31. Guayoyo Express  
10. Aidixy y sus Cosas  21. Pamela  32. Desde Ce  
11. Cuando olía a vainilla  22. The Hermosas  

viernes, 8 de febrero de 2013

Mosquitos

Zumban en nuestros oídos durante las noches.... bellísimos lugares se vuelven prohibidos en determinadas horas solamente por su excesiva presencia.

Se trata de los insectos chupasangre mas conocidos: los mosquitos o zancudos.

Hay muchas maneras de combatirlos, desde evitar todo contacto manteniéndonos en ambientes sellados o matarlos con cuanto producto químico sea posible. Hace unas noches debí quedarme trabajando hasta tarde, noche de verano, calor y humedad, clima ideal para que estos animalitos estén a sus anchas. Estaba en el rincón de casa frente a la computadora, no corre mucho aire por acá. Me zumbaban los oídos y me picaban los tobillos. Encendí un espiral que claro, quedó cerca para que los ahuyente. Me fui a dormir sin ninguna picadura, pero con un poco de dolor de cabeza. En algún momento recuerdo el fuerte olor del humo del espiral.... olor que se me impregnó en la garganta. A medianoche me desperté con un malestar, terminé en el baño y todo el día siguiente me sentí mal.

El espiral antimosquitos es de baja toxicidad para humanos. El compuesto químico que tienen es un insecticida orgánico sintético (aletrina, C19H26O3). El tratamiento indicado es reposo y aire fresco (fuente Plaguicidas y Hogar.com). Hablan de ingestión, pero esto no significa masticarse el espiral. El humo que despide tiene el insecticida, por lo cual esta contraindicado comer y beber en un ambiente donde haya uno encendido, sobre todo si el ambiente esta mal ventilado... y ni que hablar si el humo esta cerca de uno...

Al final, aprendí un poco y agradezco que me haya pasado a mi y no al cachorro. La verdad es que en mi ingenuidad pensaba que este producto era el mas inofensivo (pensando en esos otros que venden que duran 45 noches que dicen que son tóxicos y que luego de manipular el envase enjuagarse las manos y que mejor no tires el frasquito en cualquier lado porque contamina y envenena).

Entonces, los mosquitos siguen rondandome ¿que usamos? Por empezar, ahora mantengo los ambientes bien ventilados. Luego, empecé a innovar en algunas técnicas mas amigables para el ambiente y nuestra salud. Se las cuento:

Frasco de cría
A los mosquitos Aedes sp (los de patas con franjas blancas y negras, que pueden contagiarnos el dengue) les gusta poner sus huevos en recipientes con agua pero de poca cantidad de litros que tengan bordes lisos y el agua quieta. (¿qué se pensaban, que ponían los huevos en cualquier lado? resulta que cada especie tiene sus preferencias). Bueno, poniendo en algún lugar un frasco o envase con agua con jabón, tentamos a las hembras a que pongan los huevos ahí. El jabón hace que éstos no se desarrollen. Entonces, menos mosquitos.

Frasco trampa
Este tiene algunos materiales necesarios, a saber:
  • 1 botella plástica de 2 litros o similar
  • tijera
  • 1 sobre de levadura de cerveza
  • cartulina negra o pintura negra
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 125 ml de agua tibia
  • pegamento 
Se debe cortar la botella de plástico de manera que quede la parte de abajo como un florero (o pote) por un lado y el pico como un embudo por otro. Ambas partes van a ser usadas.

La parte que queda como pote debe forrarse con cartulina negra o pintarse de negro. La idea es que el interior del pote quede a oscuras (que no pase la luz).

Dentro del pote se pone el agua tibia y el azúcar, revolviendo hasta que se disuelva bien. Cuando se enfríe un poco se agrega la levadura de cerveza (ojo, porque si el agua está muy caliente la levadura -un hongo- se muere y no es la idea). Una vez mezclado todo, se coloca el embudo y se sellan los bordes.

Este dispositivo actúa como un frasco trampa. El azúcar es el alimento para las levaduras, que al reproducirse liberan dióxido de carbono (CO2) igual que nosotros al respirar. Esto atrae a los mosquitos, que ingresan al frasco por un tubo ancho que de a poco se afina pero para salir el área es menor, y entonces les cuesta mas encontrar la salida.

Repelente casero
Se necesita
  • alcohol
  • clavo de olor
  • aceite de bebe
Es muy fácil de preparar. Hay que poner la cantidad de alcohol que uno desee con los clavos de olor sumergidos y esperar hasta el día siguiente. El alcohol tomará un color ámbar y olerá al clavo.
Luego hay que separar los clavos (se tiran) del alcohol. El alcohol deberemos colocarlo en algún frasco con tapa y agregarle la mitad (o menos, es a gusto) de la cantidad de alcohol que pusimos de aceite de bebe. Para usarlo, hay que agitar ya que debemos lograr que estos dos líquidos se mezclen.

El secreto de esta sencilla y útil receta es que al poner a macerar el clavo de olor en el alcohol, le estamos extrayendo al clavo uno de sus aceites esenciales, el eugenol, que tiene propiedades insecticidas.


A esta misma preparación se le puede agregar aceite escencial de citronela o algún otro cítrico o de menta, que refuerza la acción anti insecto del eugenol.

jueves, 7 de febrero de 2013

Naturaleza, amor y cosas por hacer


El National Trust (Fundación Nacional para los Lugares de Interés Histórico o de Belleza Natural) seleccionó 50 actividades que despiertan en los niños el amor por la naturaleza y es importante que hacer antes de cumplir los 12 años, asi el acercamiento a la naturaleza tendrá raíces firmes.



Algunas de estas actividades son:

  1. Subir a un árbol; 
  2. Rodar hacia abajo en una gran colina;
  3. Acampar al aire libre; 
  4. Construir un foso; 
  5. Hacer “sapitos” con una piedra; 
  6. Correr bajo la lluvia;
  7. Volar una cometa; 
  8. Pescar con una red; 
  9. Comer una manzana recién recolectada de su árbol; 
  10. Dar un paseo por la noche en el campo; 
  11. Tirar bolas de nieve; 
  12. Buscar un tesoro en una playa; 
  13. Hacer una torta de barro; 
  14. Montar en trineo; 
  15. Enterrar a alguien bajo la arena;
  16. Organizar una carrera de caracoles; 
  17. Columpiarse en un árbol caído; 
  18. Balancearse en un columpio; 
  19. Deslizarse en el barro; 
  20. Alimentar un pájaro con las propias manos; 
  21. Comer moras o cualquier fruta silvestre; 
  22. Visitar una isla; 
  23. Ver un amanecer; 
  24. Ponerse detrás de una catarata;
  25. Cazar bichos; 
  26. Buscar ranas; 
  27. Rastrear animales; 
  28. Agarrar un cangrejo; 
  29. Plantar algo, verlo crecer y comérselo; 
  30. Encender un fuego sin cerillas; 
  31. Encontrar el camino con una brújula y un mapa; 
  32. Plantar sus propias semillas y verlas crecer,
 Nosotros, con 22 meses, ya hicimos algunas.¿cómo van ustedes?

miércoles, 6 de febrero de 2013

miércoles mudo - La felicidad son cosas chiquitas

La felicidad es disfrutar de las cosas chiquitas







Ancestral ritual: Tolerancia cero!

Hoy es el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina. Fue declarado así por la OMSM y se celebra cada año para sensibilizar al público acerca de esa práctica. La mutilación genital femenina, del tipo que sea, se considera una práctica dañina y una violación de los derechos humanos de las niñas y las mujeres.

Esta actividad, machista y ancestral, es otra de las violencias de género que sufren 3.000.000 de niñas al año, 8.000 cada día,  5 cada minuto. Es hora de empoderarnos también sobre este tema y hacerle saber a os 28 países en donde se realiza de lo innecesario y tortuoso de esta medida. (+ info en la pagina oficial de la OMS).

Les dejo esta genial imagen, del blog de Sarai Lamas, creo que resume bien el tema


 Si desean saber un poco mas, un video con testimonios, imagenes y datos 


lunes, 4 de febrero de 2013

Sacha y su mundo

En el mundo del cachorro a veces pasan cosas maravillosas. Por momentos,los objetos se transforman y adquieren nuevos significados y utilidades.

Todos los vehículos pueden ser CAM o ATO, no importa si se trata de veleros, barcos, trenes, aviones. Solamente las motos se diferencian, son simplemente MMM.

También puede pasar que las verduras para la cena se transformen repentinamente en instrumentos. Entonces, las berenjenas o los alcauciles son perfectos para desplegar una batucada.

Otra cosa que suele pasar es que los autos y camiones de juguete se vuelvan barcos y naveguen por las aguas de la pileta.O bien vuelen por los aires, cual naves intergalácticas.

Con la comida también suceden hechos inesperados. Un sabroso guiso de quinua puede verse mezclado repentinamente con un jugo de naranjas y seguir siendo delicioso. O un arroz con verduras verse bañado por el postre de banana pisada y mejorar su sabor. Sin lugar a dudas, las galletitas sumergidas en el agua de la pileta, son totalmente deliciosas.

CAIO es una palabra sumamente útil para indicar que alguien quiere subir o bajar de algún sitio. También para pedir upa, indicar que algo cambio de lugar, o se fue al piso.

Todos los animales son seres geniales que deben ser saludados, sin discriminar por especismo. O sea, no importa si es cucaracha, gata peluda, mariposa, paloma, ratón, perro o caballo.

Así es el mundo, su mundo, que es también el mio.


domingo, 3 de febrero de 2013

Y llegó otro premio!!

Cuando arranco febrero, recibí este premio de otra mamá bloguera, Angeles. Una mamá o una mamma que se esta gestando y se viene con todo! (Mamma o mamá, Quién soy?) GRACIAS!!!!



Este premio es una cmapaña para incentivar la lectura. Les cuento las pautas y las voy cumplliendo:

1- Indicar los diez blogs que recibirán el premio.
  1. Ser papas y no morir en el capitalismo
  2. La mamá de Sara
  3. El rumor de las libélulas
  4. Experiencias de una madre Pikler
  5. Mal(Bien)criando
  6. Minerva y su mundo
  7. Amo ser mamá
  8. Casa en construcción
  9. MaternArte
  10. Mamá busca-datos

2- Avisarle a los blogs que han de recibirlo. Hecho!

3- Colocar la imagen en el blog para apoyar la campaña. Hecho!

4- ¿Qué libro recomendarías a una persona que comienza a leer?

 uf... si empieza a leer y es grande le recomendaria "el amor en los tiempos del cólera" de Gabriel García Marquez. O los bellos cuentos de Julio Cortazar en "final de juego". Si es una mamá, "el bebé es un mamífero" de Michel Odent.

sábado, 2 de febrero de 2013

Entrenamiento del control del esfínter y el origen de la violencia

Hola
hoy les traigo una nota del blog de Leslie Power (La revolución del amor), como ya he hecho otras veces. Es sobre el control de esfinter, el uso de los pañales y la violencia de las decisiones impuestas. Espero que les sea de utilidad. A mi al menos, me da un respaldo para saber que no soy la unica que desoye las imposiciones sociales y espera los tiempos del cachorro.





Hoy, viene alguien y te dice que comenzarás a usar pañales. Tienes 30 años. Eso significa que de a poco o de manera brusca, alguien te entrenará para que tus cacas y pipís caigan en un pañal amarrado a tu cuerpo y camines por la vida con caca. Si estás preparado, lo harás rápido y recibirás una estrellita o un regalito. Pero cada vez que te quejes porque no estás acostumbrado recibirás la molestia de quien te quiere y “entrena”.
Raro.
Los pañales, así como el chupete, son algunas de las cosas que los seres humanos recién nacidos reciben de parte de sus padres, sin que lo soliciten. Los pañales nos han ahorrado tiempo y nos han hecho la vida más fácil. Sin duda, no es así para nuestro planeta y no estoy segura de que los lactantes sientan lo mismo. Dudo que les sea cómodo andar con caca y mojados, muchas veces con la piel irritada. Existen montones de sociedades donde los bebés no usan pañales y, al andar pegados al cuerpo de la madre, ella, bien sintonizada por la cercanía, logra detectar las necesidades de eliminación del cuerpo de su hijo y con sus brazos lo aleja para que pueda hacer pipí o caca. Claro, esto es imposible en nuestra sociedad apurada, sin tiempo, todos trabajando. Los niños con pañales. Ok.
Le ponemos los pañales y, de repente, le sacamos los pañales. Nosotros, los adultos, mandamos según nuestras necesidades o deseos. Ponemos, sacamos. Como si el ser humano que recién llega a la vida fuera una “cosa” a la que le imponemos nuestras necesidades. Arbitrariamente, sin preguntarle al hijo ni darnos un tiempo para investigar sobre el desarrollo del cerebro infantil, y obedeciendo mandatos antiguos o mandatos de instituciones, decidimos quitar los pañales...
“Porque cumplió dos años”.
“Porque llegó el verano”.
“Porque va a nacer su hermanito”.
“Porque mi amiga ya le sacó a su hijo y el mío es igual y más inteligente”.
“Porque sí”.
“Porque para ser aceptada en el jardín infantil y poder ir a trabajar, debo sacárselos”.
Las razones, por lo general, vienen desde fuera, desde otros.
Y el protagonista de la historia, nuestro hijo ¿qué dice?
Le dan lo mismo todas esas razones, simplemente porque él no ha decidido nada.
La mayoría de los niños está preparada cerca de los 3 años para controlar esfínter.
A mis hijos nunca les hablé de sacarles los pañales. Simplemente los observé y respetamos su proceso madurativo. Mi tercer hijo -del que tengo más frescos los recuerdos-, un día a eso de los dos años y ocho meses, se despertó y solo se sacó el pañal. “No máz pañal”. Listo, nunca más hubo pañal. Así de simple. Sin llantos, sin estrés por parte de nadie.
Cada niño tiene su ritmo de desarrollo, unos antes y otros después, lo que no es indicador de inteligencia. Muchos controlan esfínter y luego, frente a alguna situación que provoca cierta tensión, vuelven a mojarse. ¿Qué hacer? Ofrecer el pañal otra vez. Otros simplemente se asustan al ver lo que les sale por su cuerpo: nunca lo habían visto. Otros se sienten más contenidos y seguros con el pañal. Hay niños que simplemente no quieren que la nana o la tía del jardín (personas extrañas) les limpien su cuerpo. Cada niño es un mundo. Por lo tanto, si no está listo, no está listo.
Lo que me preocupa es que los adultos no logramos ver el impacto que tiene el forzar a un niño a controlar esfínter cuando no está preparado. Si logran ver la frase anterior, pueden cambiar ciertas palabras y resulta que nos encontramos con un acto abusivo. Hasta los 5 años, no se considera como enuresis hacerse pipí o encopresis hacerse caca. Por lo tanto, no hay problema si un niño usa pañales hasta esa edad. Puede gritar si quiere, pero esto no lo digo yo, lo dice la Academia Americana de Psiquiatría.
¿Cuál es el problema, entonces?
Muchos. Entre ellos, que los establecimientos “educacionales” para niños mayores de dos años NO aceptan a niños con pañales. Es decir, se discrimina a niños por algo que es absurdo.
TÚ USAS PAÑALES, ENTONCES NO ERES BIENVENIDO.
¿Por qué?
Porque una educadora de párvulos en compañía de una técnico para 35 preescolares es un imposible. La mamífera humana no está capacitada para hacerse cargo de tantos niños a la vez. ¿Cómo va a mudar a 35 preescolares? Esta situación es un abuso laboral y una negligencia en el cuidado de los niños. Pero como estamos acostumbrados no nos conmueve, no tenemos otra opción, es lo que hay, así es la vida… seguimos con las anteojeras puestas aunque el corazón se nos retuerza de dolor.
Entrenar a un niño para que controle lo que aún su cuerpo no puede controlar es un abuso. Es violento. Es una de esas violencias a las que estamos acostumbrados y que las vivimos como obvias. Implica no empalizar con el mundo interno de nuestro hijo, no respetar su desarrollo neurológico y pasar por encima de sus límites corporales. Luego, no comprendemos por qué andamos todos tan violentos.
Todo niño sano deja el chupete, los pañales, la cama de los padres, los brazos y el pecho cuando está listo para hacerlo. La mayoría cerca de los 4 o 5 años.
¿Recuerdan que antes se iba al colegio a los 7 años?
En los tiempos que vivimos respetamos las necesidades del mercado y pasamos por encima de las necesidades de nuestros niños. Para eso, están los libros de los genios vendedores de “técnicas” de entrenamiento que, en el fondo, lo que hacen es hacer entender a los niños que “deben” controlar sus deseos y necesidades para poder sobrevivir. El ser humano inteligente y adaptado obedece y comienzan las primeras sumisiones. Obvio, ¿no? Se instala el miedo y listo, ovejas sumisas, pero que guardan sus rabias y frustraciones. Mientras nuestros hijos se adaptan a sistemas sociales y económicos que no consideran los ritmos madurativos de los niños, nosotros, los padres, deseamos que nuestros hijos sean libres, sanos, seguros de sí mismos, inteligentes, amorosos y empáticos.
¿Se puede así?
Leslie Power
Psicóloga Clínica
Preocupada por las violencias invisibles a las que nuestros niños y nosotros los adultos somos sometidos a diario.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...