martes, 1 de julio de 2014

El deporte masivo y comercial

Recibí muchas etiquetas a lo largo de mi vida. Actualmente trabajo en un proyecto de ciencias, en una escuela primaria dando talleres para los chicos que quieran acercarse a la ciencia.

Soy una hija entre tres hijo de un papá megafutbolero. Nunca me etiquetaron de futbolera. Para jugarlo, quizás me parezca mas divertido que otros, siempre y cuando se mantenga en eso, un juego sin animo mas que entretenernos. A nivel personal el fútbol me significa muchas cosas. Además de eso, mi ser adulto considera muchas otras cosas sobre este deporte. Y los mundiales de fútbol no son iguales para todos. Hoy hubo partido, hoy jugó nuestra selección de futbolistas nacionales. 

Se escucha el jolgorio de fondo... nos miramos y sonreímos. "Ganamos" pensamos todos. Somos 4 de un grupo de 24. Apenas 3 chicos vinieron, sabiendo que el Club de Ciencias seguía pese al partido. Vinieron y pensaron, cada tanto parábamos la oreja para saber como seguía el mundial. A dos nos interesaba, a dos no. 

Creo que la alegría se contagia. Que es muy bueno compartir grupalmente. Que es formidable sentirse parte de un grupo, de un país. Pero ¿parar las actividades por un evento comercial y deportivo, masificándolo y potenciando más aun el comercio ("vengan vestidos para hinchar por el país" ¿no se puede, acaso, hinchar por el país con ropa normal?)?. No, no estoy de acuerdo.

También enseñamos rituales. Enseñamos gustos. A mí, esta cosa en la que se convierte un deporte no me agrada. La ceguera en que todos viven por el esfuerzo de unos pocos no me cierra. Pero son gustos. Al cachorro le enseñaron en su jardín a hinchar "vamos tina" dice. Suena dulce. Y  el juego es solo es, un juego visto desde lejos. Así esta bien. Cuando él quiera, puede jugarlo y nosotros le haremos de hinchada. Pero en el mundial esto no pasa. Te tiene que gustar mirar el partido, tenés que dejar de trabajar, de hacer cosas. No podes no estar mirando la tele. No, eso no me va. Yo tengo que estar en la escuela y por eso, aclaré, que iba a estar disponible. Asi que dí clases sin renegar o aislarme de la existencia del mundo. Estuve para quienes quisieran seguir haciendo cosas mientras otros juegan y muchísimos miran.

Dar la opción, ser amables y flexibles. Eso es genial. De los 24 que somos normalmente, muchos prefirieron no venir, pero un grupo DECIDIÓ venir y hacer otra cosa, porque este evento deportivo no es lo que más los representa. Que tengan esa opción me parece FABULOSO. En mi Club hubo charlas de ciencia y chicos que se divirtieron pensando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...