jueves, 21 de febrero de 2013

Fracasos

Tuve que revisar mi currículo u hoja de vida por un tema laboral. Me pedían que completara mis datos académicos. Reconozco nunca haber sido buena científica y pensar en las publicaciones. Pero me queda un sinsabor al reveer fechas y ver y recordar el ímpetu, las ganas, la intención de ser que tenía años pasados. Años en los que tomé decisiones, que luego me fueron llevando por caminos en los que al recorrerlos aprendí mucho, pero que dolieron y dejaron una profunda huella. Hubo una decisión en particular que significó un punto de quiebre y desde la cual, y esto lo veo en mi currículo, aun no he podido volver a levantarme.

De alguna manera, el currículo resume nuestros años desde lo académico y lo laboral. No dice si fuimos felices, si aprendimos, si amamos o viajamos. No habla de nuestros anhelos, sueños ni de nuestros miedos. Es concreto sobre nuestro perfil laboral, en mi caso, altamente relacionado a cuanto estudié, dónde, qué y con quienes investigué, cuantos artículos escribí. Es algo parcial. Me entristece rellenar y revisarlo ya que dice una verdad a medias.

Hace unos años, cuando estaba por recibirme ya habiendo terminado de cursar, me ofrecieron un laburo.A oídos de todos era un trabajo genial y no tenia porque dudar en aceptarlo. Sin embargo, algo en mime gritaba que no lo debía hacer. La presión económica para mantenerme y vivir sola, sumado al consejo de todos a quienes consulte, hicieron que desoyera mi sensación interior y dije que sí. Duré un año y medio. Fue intenso. Me sumergí en otro mundo y abandoné casi por completo el mundo del que provenía. Tenía libres solamente los lunes, casi no podía ver a nadie. Llegaba tan cansada que por las noches no servía para nada. Me comía la cabeza. Las condiciones de trabajo nunca fueron lo que me prometieron. Me avergonzaba trabajar en un lugar como ese, por lo que me empeñé en mejorarlo y de a poco, fui haciéndome cargo de cada vez mas cosas. Siempre por la misma plata. De a poco, mi salud comenzó a evidenciar que yo no estaba bien, flaca, cansada, canosa, siempre de ceño fruncido, con bajones de presión severos, mal humorada, malhablada. Cambié.

De ese mundo rescato cosas buenas, el amor de muchos cachorros, la vida de muchos otros, contactos que de otra manera hubieran sido imposibles. Me puse metas personales que logre cumplir, vi que tenia mucho potencial y que si me daban las posibilidades podía hacer muchas más cosas de las que hubiera soñado. Pese a todo esto, no estaba en condiciones de enfrentarlo todo. Estaba siempre sola.

Llegó un momento en el que no solo mi salud empezó a estar "rara" sino que me vi expuesta físicamente. Fue un click, desde ahí comencé a pensar como escapar de esa situación. Escapar, si, así lo sentía. Salir de un lugar en el cual uno esta atorado, atrapado por utopías y sueños incumplidos, por todos los "podría" que nunca llegan. Entender que nunca iban a llegar, que ese no era el lugar, que estaba perdiendo mucho por algo que no era mio, que todas las vidas que dependían de mi me estaban tragando y que hasta por tomarme los francos que me correspondían, ya se ponían en riesgo. Me tomo un tiempo. Un año y medio.

Quedé alejada de todo,amigos, familia, entorno académico, educación ambiental. Renuncié con mucho esfuerzo. Supuse que era el cambio que necesitaba y que volvería a mi vida. Que dejaba atrás una etapa con muchos claroscuros. Y casi no tuve tiempo de reponerme. A los pocos meses, quien me reemplazo sufrió un ataque y terminó muriendo. Me jugué y la defendí como si fuera yo misma. Me expuse, me indigné, me peleé con gente, me entristecí, tuve miedo, viví atemorizada con cartas documento, fantasmas, llamadas, secuestros virtuales, abogados... hasta que me presente a declarar. Fin de todo.

Mi vida no volvió a ser la misma. Fue un fracaso enorme que representa un bache en mi currículo, un bache del que por momentos creo que no logro emerger. Tuvo que pasar mucho tiempo para rearmarme, para volver a valorarme, creer en cosas posibles, creer. Cada vez que veo mi currículo pienso en esto. ¿que hubiera sido de mi vida de haber rechazado esa propuesta? no lo sé, las posibilidades son infinitas. Mi vida es esto e incluye ese aspecto que todavía hoy me hace llorar.

Lo que aún me duele, es que hay cierto miedo que se me quedó pegado al alma.


¿Puedo llamar a esto fracaso?

No se me ocurre otra manera de nombrarlo.


9 comentarios:

  1. no creo que sea un fracaso ceci.. Creo que es un camino que tuviste que transitar y seguro aprendiste algo en el camino. Tal vez la tristeza al acordarte de eso no te deje ver el aprendisaje que hay detras pero seguro que algo hay. Todas las experiencias de vida sirven para darnos cuenta de ciertas cosas y valorar otras y a pesar de que las tristeza a veces nos invada y no nos deje ver lo bueno estoy segura de que te sirvio de experiencia para cuando tengas que tomar otra desicion. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Fracaso? No, yo tampocvo lo llamaría así. Valentía, coraje, decisión, sabiduría....Muchas cosas que teneés en tu haber y que hoy te ayudanrán seguramente a seguir adelante ya que ESO, no se repetirá....Ya SABES muchas cosas....A MIRAR EL LADO LLENO DEL VASO VACÍO! Vamos! Sos mujer, madraza y buenísima científica como no hay DOS IGUALES....

    ResponderEliminar
  3. Si se aprende no hay fracaso...
    Micaela M

    ResponderEliminar
  4. Tal vez debería existir otra palabra... como dice Mica, si se aprende, no hay fracaso... pero cuánto dolor. A mí me pasa algo así pero con el papá de mi hijo, imaginate. No puedo creer haber estado tan sola para estar con él, también poco a poco fui dejando mi vida, mis amigos de lado, porque él me demandaba todo. Anécdotas, miles. Pero hace tiempo que me pregunto cómo pude estar con alguien así, estuve muy mal "psicológicamente" (por decir de alguna manera) y hasta físicamente, porque antes de terminar definitivamente con él, yo que siempre fui de presión baja, vivía con la presión alta. Por supuesto, tengo el tesoro y la bendición que es mi hijo, pero son esos misterios de la vida que por los cuales es difícil dejar de preguntarse. Yo también por ahí me pregunto "¿qué hubiera sido si no hubiera estado con él?" y ahí me falta mi hijo... Pero los grandes dolores creo que son para aprender, para que al menos tanto dolor valga la pena. Tal vez lo que te enseñó, entre otras cosas, es a que hay que escucharse más, porque nuestro corazón siempre sabe lo que es mejor para nosotros. Desde que yo volví a escucharlo no ha sido fácil, pero ha sido lo mejor. Beso

    Ileana A

    ResponderEliminar
  5. A la cima no se llega superando a los demás, sino superándose a sí mismo ....besos.

    Pato

    ResponderEliminar
  6. Ceci, me da mucho gusto aún contar con colegas en los cuales poder creer. Me tranquiliza saber que dentro del movimiento ambientalista y sobre todo conservacionista haya gente como uds que aun piensan comprometidamente en la vida humana.
    Ceci discernir y juzgar, tiene un costo emocional muy grande, pero es dignificante ser humildemente salomónico y distinguir entre la mujer que cosifica al niño y esta dispuesta a cortarlo y la madre que por amor a su hijo esta dispuesta a entregarlo. La vida humana no se cosifica, luchar por eso es muy importante, no figura en ningún CV pero si como legado institucional, sea en tu flia, circulo de amigos, espacio laboral. Esa huella es un logro, una victoria y una lucha pero nunca un fracaso. Abrazo fuerte.

    Miguel F

    ResponderEliminar
  7. No lo llamaria fracaso, ni de cerca! toda experiencia vivida nos hace quienes somos hoy, y si tenemos la capacidad de aprender y crecer con y a pesar de eso, estamos transitando un buen camino.
    Creo que todos tenemos uno de estos fantasmas en algun aspecto de la vida. En tu caso fue laboral, en el mio amoroso... y dejan huellas muy marcadas. Por mucho tiempo me pregunte porque habia caido tan bajo en esa relacion, que me pasaba, porque tan poco amor propio... y hoy me siento un mujer mucho mas fuerte, empoderada y con ciertas cosas mucho mas claras gracias a haber pasado por esa pesadilla. no olvidar no esta del todo mal... ayuda a no tropezar con la misma piedra dos veces. Animos!!! Besote

    ResponderEliminar
  8. Mas de uno aprendimos de lo que te pasó a vos y a Melisa. Confío tanto en vos que sé que aunque te duela, siempre te levantás. Te quiero!!!

    Julieta A

    ResponderEliminar
  9. no es fracaso. es experiencia. y todo algo se aprende. me quedo pensando en cómo muchas veces nos dejamos de oír. en que bien adentro nuestro siempre sabemos lo que es mejor para nosotras. fuerza, que todo pasa y como vos decís, el cv es un dato muy pero muy parcial de nuestra vida y de cómo somos como profesionales.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...